Las festividades checas de San Wenceslao
En Chequia, el fin de septiembre pertenece al patrón de todo el país. Los checos honran la memoria de San Wenceslao, el día que fue asesinado por su hermano.

Uno de los monumentos más conocidos de toda Praga y talvez de toda Chequia es la estatua de San Wenceslao en la Plaza de Wenceslao. La razón de esto no es solo que este conde checo vigila de su montura una de las mayores plazas de la República Checa. Ni que testiguó de su caballo muchos eventos importantes de la historia del país. San Wenceslao es patrón de los países checos y su santo favorito. Su día es el 28 de septiembre. La República Checa celebra su día nacional. ¡Únase usted también!

San Wenceslao: patrón de los territorios de Bohemia y Moravia

Wenceslao era un príncipe checo, quien después de su asesinato se convirtió en santo de la Iglesia católica y símbolo de la estatidad checa. Nació en el año 907 y fue asesinado probablemente el 28 de septiembre del año 935. No se posible reconstruir con precisión la vida del santo, porque no hay suficientes fuentes fiables de la época. Solo se puede reconstruir a partir de leyendas y crónicas, escritas en checo y en los idiomas de los países vecinos.

Wenceslao era nieto de la princesa Ludmila y de Bořivoj I, el primer príncipe checo históricamente documentado. Su abuela Santa Ludmila educó al pequeño Wenceslao. Según la tradición, recibió una extensa educación poco corriente para los soberanos de su época, que probablemente consistía en el estudio de libros escritos en latín y en eslavo antiguo. Después del fallecimiento de su padre, su madre Drahomíra regentó el país. Wenceslao y su hermano menor Boleslao quedaron a cargo a la abuela. Entre las dos mujeres: Drahomíra y Ludmila, y los respectivos partidarios de ambas, surgió la discordia por el poder en el principado. Esta última se saldó con el asesinato de Ludmila. Las leyendas describen a la madre de Wenceslao como partidaria del paganismo en contradicción con el cristianismo de Ludmila , defensora de la fe, papel que posterirormente desempeñaría Wenceslao. Este último subió al trono entre los años 921 y 925. Entonces el Principado solo ocupaba Bohemia Central, los alrededores de Praga, Stará Boleslav y Mělník. Las leyendas hablan de Wenceslao como de un monje en el trono, un soberano casto, que rescata a esclavos, derrumba los templos paganos y cultiva la vid para la producción del vino de misa cerca del actual Castillo de Praga.  Lo cierto es que, en el Castillo de Praga, fundó la rotonda de San Vito, que forma la base de la catedral de San Vito. La lucha por el poder terminó en fratricidio, cuando Wenceslao fue asesinado en el año 935 por su hermano menor Boleslao, junto a la entrada de la iglesia se su ciudad residencial, la actual Stará Boleslav.